Sin título1

 

Un spot de una conocida marca de desodorante para hombre muestra a varias mujeres modelos de profesión figurando ser ángeles  que se subyugan ante un hombre y caen del cielo al oler supuestamente el desodorante que lleva. Y bajo mi opinión, al tenor de la ley española, estamos ante un caso de publicidad discriminatoria para la mujer.

Al respecto, siendo masculino el producto objeto de publicidad, sin que tenga relación con el cuerpo femenino, cabe preguntarse en primer lugar por qué se da en esta publicidad tan desmesurado protagonismo a las modelos internacionales más guapas del panorama y con escasa ropa.  La respuesta está en que se utiliza el cuerpo de la mujer como reclamo publicitario sin que haya una vinculación del mismo con el producto al que se da publicidad, lo que es discriminatorio.

En segundo lugar, parece que este spot también muestra un comportamiento tópico y estereotipado de la mujer, que además es discriminatorio.  Y es que el spot que deja clara la sumisión de las mujeres ante los hombres por el sólo hecho de tener buen olor, presentando figuradamente  a la mujer sometida a la voluntad del hombre, sólo por algo tan superficial como es un olor.

Y es que no debe olvidarse que, por motivos de erradicación de la violencia de género, el ordenamiento publicitario establece un discriminación positiva, prohibiendo el mínimo atisbo de mensajes publicitarios que de alguna forma sean discriminatorios para la mujer, bien usando su cuerpo o partes del mismo desvinculados del producto objeto de la publicidad, bien mostrando estereotipos de la mujer de tal forma que supongan discriminación.

Es decir, la mujer merece una alta protección en la publicidad y debe erradicarse cualquier publicidad que sugiera hasta mínimamente discriminación hacia ella.

ALBA FERRER LÓPEZ