PUBLICIDAD AGRESIVA

Tras un accidente aéreo de gran relevancia y repercusión mediática por sus especiales y trágicas circunstancias, un bufete de abogados ha publicado en una red social la comunicación publicitaria de sus servicios que se ve en la imagen, sobre servicios relacionados con la muerte con el eslogan: “Testamentos Inteligentes. Herencias Felices”.

Y cabe preguntarse si, al margen de consideraciones éticas, este tipo de mensajes publicitarios constituyen publicidad ilícita, y, por tanto, un acto de competencia desleal.

En opinión de este observatorio este tipo de mensajes publicitarios pueden constituir publicidad agresiva, ya que se está causando una influencia indebida en el consumidor, que merma significativamente la libertad de elección del mismo, al estar mentalmente impactado por el trágico accidente.

Y es que se causa influencia indebida en el consumidor al aprovechar el anunciante un infortunio gravísimo sufrido por la totalidad de la sociedad, que hace que precisamente en el momento en que se emite el mensaje publicitario, los destinatarios de la publicidad no tengan intacta su capacidad de discernir y, por tanto, de elegir.

En conclusión, podríamos estar ante publicidad agresiva.