PUBLICIDAD DE ASHLEY MADISON

Este mensaje publicitario de un conocido portal de relaciones utiliza la imagen de  S.A.R. la Reina Doña Sofía. En primer lugar, no cabe duda de que la utilización de la imagen de una persona con fines comerciales y sin su consentimiento supone una intromisión en el derecho fundamental a la propia imagen. Pero en este caso además, se hace acompañada de un evidente mensaje implícito contrario al honor de la Reina, si dicho mensaje se tuviera por falso, o a la intimidad de la misma, si se tuviera por cierto. En definitiva, nos hallamos ante un supuesto claro de publicidad ilícita por ser contrario a los derechos fundamentales citados y, a la dignidad personal de la Reina.