times square

LAS DIEZ NORMAS LEGALES BÁSICAS SOBRE LA PUBLICIDAD QUE SE DEBEN CONOCER.

1ª. La publicidad debe ser siempre percibida como publicidad.

Esta norma afecta más al medio que al creador. La publicidad que se camufla bajo otro tipo de comunicación es publicidad encubierta. Es un derecho del consumidor percibir que la comunicación comercial o publicitaria es publicidad y no mera información o consejo.

2ª. La publicidad no debe inducir a error al consumidor.

La publicidad no puede engañar al consumidor con respecto a cualquier característica esencial del producto ni con respecto a las del anunciante. Ello no solo implica no mentir, sino también no inducir a error aunque no se mienta. Cabe la retórica o la exageración publicitaria, pero nunca el engaño.

3ª. La publicidad no debe aprovechar la reputación de los competidores y sus productos.

La publicidad que trata de aprovechar la reputación comercial de otro es publicidad adhesiva y no está permitida. La publicidad debe huir de formulas de estilo “clase”, “tipo” etc., que relacione un producto con el de otro del competidor que ha adquirido reputación entre los consumidores. La asociación publicitaria con marcas renombradas o notorias no está permitida .

4ª. La publicidad no debe generar confusión al consumidor entre el producto objeto de la publicidad, y los productos de los competidores.

La publicidad no debe buscar provecho de la confusión entre productos o competidores. Deben de quedar claras tanto la procedencia del producto como la identidad del anunciante y su marca.

5ª. La publicidad no puede denigrar al competidor o sus productos, salvo casos justificados.

La denigración publicitaria supone desacreditar un producto o un competidor mediante un mensaje publicitario. Ello no está siempre prohibido. Hablar en publicidad sobre las características negativas del competidor o sus productos está permitida en la medida en que en el caso concreto esté justificada y suponga una ventaja para el consumidor.

6ª. La publicidad puede ser comparativa pero debe cumplir los requisitos legales de la publicidad comparativa.

Puede hacerse publicidad comparativa pero debe ser leal. Deben compararse productos homogéneos, y dentro de estos características esenciales o principales y medibles de esos productos. En otras palabras, no caben comparaciones subjetivas, ni de productos no similares.

7ª. La publicidad comparativa implícita y la de tono excluyente son publicidad comparativa.

Los mensajes publicitarios que destacan un producto o alguna característica de este sobre los demás productos, son publicidad comparativa aunque no nombren expresamente al competidor o sus productos. Y por tanto en estos casos se deben respetar las normas de la publicidad comparativa.

8ª. La publicidad sobre productos que sean de especial sensibilidad para el consumidor debe respetar sus especiales normas.

La publicidad de productos sensibles para el consumidor tiene sus normas específicas que se deben conocer. Esencialmente los productos alimenticios, los de finalidad sanitaria, los adelgazantes, los cosméticos, el alcohol, el juego, la venta de viviendas y otros, tienen normas especificas que se deben conocer y respetar.

9º. La publicidad no debe aprovechar la especial vulnerabilidad del consumidor.

Hay consumidores como los menores o personas o grupos de personas en situaciones circunstancialmente delicadas que no deben ser aprovechadas por la publicidad. La publicidad que no respeta esas situaciones y trata de aprovecharlas es publicidad agresiva.

10ª. El mensaje publicitario debe respetar las normas especificas de cada tipo de publicidad y de cada medio publicitario.

Además de las normas generales que hemos visto y que se aplican a todos los medios publicitarios hay normas especiales según el medio publicitario, como la televisión, las tics o las ordenanzas sobre publicidad exterior. También deben conocerse y respetarse las especiales normas de la publicidad directa, que descansan básicamente en el consentimiento sobre la utilización de datos personales y en el consentimiento para que se pueda enviar publicidad directa.