no lo merezco navidul

https://youtu.be/RE8Bms9Yvi8

Cuando en el derecho se utiliza la palabra positivo se está haciendo referencia a leyes y normas que han sido aprobadas por el estado y están vigentes, es decir el derecho positivo hace referencia al conjunto de dichas normas.  Por consiguiente, cuando se habla de discriminación positiva,  se está haciendo referencia a una discriminación que se produce  mediante una ley aprobada por el estado.

La discriminación positiva es una técnica legislativa que pretende proteger a uno de los dos sexos porque el legislador lo ve necesario, de tal manera que de esa forma, mediante la propia ley, al proteger solo y únicamente a uno de los sexos se discrimina implícitamente  al otro.

En el caso de la publicidad, la Ley General de Publicidad, con el objeto de luchar contra el machismo,  contiene una norma de discriminación positiva al considerar específicamente como publicidad ilícita aquella que presente a la mujer bajo comportamientos estereotipados que supongan discriminación para ella, y aquella que presente el cuerpo o partes del cuerpo de la mujer desvinculados del producto objeto de la publicidad.

Es decir, la ley da un trato diferente a la utilización del cuerpo masculino y a la utilización del femenino en la publicidad, de tal forma que el cuerpo del hombre puede utilizarse desvinculado del producto objeto de la publicidad, y el de la mujer no. Y también lo da en relación a la utilización en publicidad de los estereotipos masculinos y femeninos.

Y con respecto a esto último traemos al observatorio este anuncio de Navidul para el día del padre, que ha levantado la polémica y las protestas de determinadas asociaciones de hombres al considerar que presenta estereotipos discriminatorios de los hombres. Pero la ley sólo considera ilícita la presentación en publicidad de estereotipos discriminatorios para la mujer, con lo que en este caso queda evidenciada la existencia de  la discriminación positiva.

Ahora bien, el hecho de que no haya una previsión explícita y especifica legal de concretos supuestos que serían  publicidad  discriminatoria del  hombre, como ocurre con la mujer, no significa en modo alguno que sea legal discriminar al hombre en los mensajes publicitarios, ya que no puede olvidarse que sigue siendo ilícita toda la publicidad que vulnere los derechos fundamentales y la dignidad de la persona, con lo que la discriminación del hombre también es ilícita.

La ley debe proteger los bienes jurídicos más necesitados de protección y es obvio que en este caso es lo que hace,  se protege más lo más necesitado de ser protegido, estando la discriminación positiva justificada sin que ello suponga, como hemos explicado, una merma de derechos para el hombre.