AUDI

https://www.youtube.com/watch?v=1YA3fcfDZ-U

Hemos escogido este spot de Audi para explicar tres importantes requisitos legales de la publicidad comparativa, cuales son que deben compararse productos homogéneos, que  la comparación debe hacerse de forma objetiva y que debe hacerse de características de los productos que sean comprobables o verificables.

En este caso Audi efectúa una comparativa genérica con cuatro competidores suyos destacando que la anunciante tiene lo que considera el punto más fuerte de cada una de las competidoras: Alfa Romeo: Diseño; Mercedes: Confort ; Volvo: Seguridad; y BMW: carácter deportivo. Audi dice que tiene esas cuatro características de sus competidores, por tanto se compara con todos ellos. Dicho de otra forma Audi comunica que tiene el diseño de Alfa Romeo, el confort de Mercedes, la seguridad de Volvo y el carácter deportivo de BMW.

En primer lugar, cuando una marca hace una publicidad comparativa genérica con otra marca, y ambas marcas fabrican diversos y distintos productos choca con el cumplimiento del principal requisito legal de la publicidad comparativa, que es que debe hacerse de productos que sean homogéneos. Es obvio que Audi y cada una de sus competidoras fabrican y venden muchos tipos de vehículos de tal manera que entre ellos son completamente distintos y no homogéneos: por ejemplo, no es comparable una motocicleta BMW con un turismo A6 de AUDI. En estos casos la comparativa debe hacerse por pares de productos similares de cada una de las marcas y nunca de la marca de forma genérica, salvo que, claro está, cada una de las marcas comercializaran sólo un producto.

En segundo lugar, de haberse cumplido con el requisito anterior, Audi debería haber efectuado una comparación objetiva de características representativas y verificables de los productos comparados. Dentro de la características objeto de comparación se podría decir que todas pueden ser representativas (diseño, confort, seguridad y carácter deportivo) sin embargo algunas de ellas no son objetivamente comprobables ya que dependen de una apreciación subjetiva. Por ejemplo, el confort o el diseño, muchas veces dependen de una apreciación subjetiva y nunca objetiva, y además no son medibles, ya que no puedes demostrar que un diseño es mejor que otro, que un coche es más confortable que otro  o más deportivo.

Por consiguiente debe concluirse de lo que hemos expuesto que el spot de Audi es publicidad desleal al ser publicidad comparativa no permitida por no cumplir con los requisitos legales de esta.

PUBLICADO POR RUBEN MAGALLÓN