EL BESO DE ROBERT DOISNEAU ARTEL PILAR 2014 AMBAR PILAR copia

Traemos al observatorio estos dos carteles publicitarios, uno institucional y otro comercial. En los dos puede observarse su parecido con la fotografía “El Beso” de Robert Doisneau.  Los dos carteles no son idénticos a la fotografía, pero  hay una identidad sustancial con la misma: personajes, objetos, encuadre, situaciones y posturas de las personas, perspectiva… y en lo sustancial, el beso. Y habiendo esa identidad sustancial, se dan los requisitos del plagio, en el que se copia en lo sustancial una idea creativa original de un autor, aunque se modifiquen aspectos no sustanciales de la misma. La siguiente pregunta que cabe hacerse es si la fotografía original se halla protegida por el derecho a la propiedad intelectual. Al respecto, las meras fotografías, con carácter general, gozan de una protección de derechos de autor de veinticinco años. Ahora bien, cuando la fotografía adquiere el carácter de obra, y  parece que estamos en el caso, se le aplica el plazo de protección general de setenta años después de la muerte del autor, con lo que atendiendo a la fecha del fallecimiento de Robert Doisneau (1994), la obra fotográfica estaría protegida por la propiedad intelectual. En conclusión, de no existir consentimiento expreso de los herederos de los derechos de propiedad intelectual sobre la fotografía de Robert Doisneau, para que se pueda utilizar del modo en que se ha hecho, opinamos que estaríamos ante una vulneración de los mismos.